NUESTRA FORTALEZA


Nuestra historia comienza con un hombre llamado Nehemías, quien Dios envió con la misión de restaurar la ciudad de Jerusalén y levantar el templo. Ya en la etapa final Nehemías se junta al sacerdote Esdras a quien Dios envió al mismo tiempo a restaurar el oficio sacerdotal, la ley y todo lo que concierne al funcionamiento del templo. La gente que se encontraba allí eran Israelitas quienes fueron exiliados (sacados) de su tierra y ahora habían regresado y el templo donde se encontraba la presencia de Dios volvía a estar presente en medio del pueblo.


Este pasaje muestra una de las primeras reuniones que ellos tuvieron en un sábado durante el tiempo de la fiesta de los tabernáculos, fiesta de la expiación (reparación, arrepentimiento) en la que Esdras en un momento determinado sacó los libros de la Ley dada por Moisés (Tora) donde estaban escritos los primeros cinco libros de la biblia con las promesas, leyes y maravillas de Dios.


Leamos y reflexionemos:

Nehemías 8:9-10 “Entonces Nehemías, que era el gobernador, y Esdras, el sacerdote y escriba, y los levitas que enseñaban al pueblo, dijeron a todo el pueblo: Este día es santo para el Señor vuestro Dios; no os entristezcáis, ni lloréis; porque todo el pueblo lloraba al oír las palabras de la ley. También les dijo: Id, comed de la grosura, bebed de lo dulce, y mandad raciones a los que no tienen nada preparado; porque este día es santo para nuestro Señor. No os entristezcáis, porque la alegría del Señor es vuestra fortaleza.”

VER:

¿Cuáles son los personajes en este pasaje? ¿Quién era Nehemías y cuál su tarea? ¿Quién era Esdras y cuál su tarea? ¿A quienes esta dirigido este pasaje? ¿Qué estaba pasando con la gente? ¿Cuál fue el mandato o mandatos que se dieron ese día y porqué?


JUZGAR:

¿Porqué Nehemías, Esdras y los levitas dieron estas instrucciones al pueblo? ¿Ya estaban en su tierra?, ¿Ya estaban en el templo?, ¿Por qué lloraban todos? ¿A qué se refiere el mandamiento que fue dado al pueblo a cerca de que disfruten comiendo, bebiendo y compartiendo lo que tenían? ¿Porqué se les dijo: “No os entristezcáis, porque la alegría del Señor es vuestra fortaleza”? ¿Acaso no es suficiente con comer, beber y tener un hogar?


ACTUAR:

¿En qué o en quién te refugias cuando has caído bajo los lazos de la tristeza, depresión, miedo, etc.? ¿A dónde vas? ¿Cuál es la fortaleza o refugio más cercano al que acudes cuando sabes que hay un “tornado”? Alguna vez te has dejado dominar por los siguientes enemigos: ¿Descontento, estrés, ansiedad, miedo a pesar de tener muchas cosas que no tenías antes? ¿Has experimentado la alegría de Dios en algún momento de tu vida? ¿Alguna vez fuiste fortalecido con una Fe que agrada a Dios? Comparte con el grupo.


Conclusión: Dios se alegra al mirarte en acción y esa alegría produce en ti una gran fortaleza.

Boletin de esta semana
Boletines pasados
Busca Por Tags