LA PASCUA


“Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que su hora había llegado para que pasase

de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo,

LOS AMÓ HASTA EL FIN.”

Juan 13:1



La Pascua es un tiempo diseñado para traer a memoria la fidelidad, bondad, poder y amor de Dios manifestados en todo momento. Un tiempo de reflexión en el que somos confrontados con la luz, la verdad, la justicia del Reino de Dios.


Tiempo de poner límites a todo lo que no forma parte del diseño de Él en nuestras vidas: miedo, ansiedad, angustia, enfermedad, carencia, idolatría, mezclas, etc.

Tiempo de tomar conciencia, no solo de lo que representa la pascua, sino de comprender que ella no es un “qué” sino un “quién”, esto es JESUCRISTO mismo.


En otras palabras, los símbolos anteriores de la pascua se encarnaron en Jesucristo y todo “velo” de separación entre Dios y los hombres se rasgó de arriba abajo, dando por terminado así al sistema antiguo de sacrificios e inaugurando al mismo tiempo el sistema de la Gracia, es decir del favor de Dios para sus hijos, la era del Espíritu, el tiempo de libertad, el inicio de un nuevo día. Un nuevo Pacto.


Esta pascua en particular marca el fin de una estación y la apertura de una nueva dimensión. Por tanto, entremos en ella con nuestro ojos físicos y espirituales enfocados en el autor y consumador de nuestra fe, en el GRAN YO SOY, es decir en nuestro Padre celestial, todo poderoso y eterno.


¡FELIZ PASCUA!!!!!

Boletin de esta semana
Boletines pasados
Busca Por Tags