LA CLAVE PARA RECUPERAR LA AUTORIDAD

Vivimos en un sistema donde el caos, la confusión están a la orden del día y los hijos de Dios en medio de el, siendo víctimas de las circunstancias. Sin embargo, ese no es el deseo de Dios, al contrario, tanto El como la misma creación están esperando ver la manifestación de vida que transforma a través de los hijos. Pero para que esto sea posible, es indispensable que ellos recuperen la autoridad perdida. Pues al desobedecer a Dios, el ser humano perdió en el alma la autoridad para gobernar. Recordemos, el poder del alma está en su capacidad de obediencia a Dios. Es decir, a mayor obediencia mayor poder en el alma. O, dicho de otra forma, si el alma obedece lo que Dios manda, se hace mas poderosa, pero si no lo hace se hace débil. De hecho, detrás de alguien derrotado tenemos a alguien desobediente. Detrás de alguien débil, tenemos a alguien desobediente. Detrás de alguien de doble ánimo, tenemos a alguien desobediente. Detrás de una persona orgullosa, tenemos alguien desobediente. Por consiguiente, si queremos vivir en libertad y no ser victimas de todo lo que pasa a nuestro alrededor, es indispensable tener autoridad sobre cada circunstancia. Y para tener autoridad necesitamos vivir en OBEDIENCIA. Ella es la clave de todo.

Un ejemplo de esto lo podemos ver en la vida de Jesús. Cuando El fue engendrado en el vientre de María, se le entregó un alma. Un alma que necesitaba aprender a obedecer.


Leamos Hebreos 5:8 “Y aunque era Hijo, aprendió obediencia por lo que padeció.”

La obediencia le perfeccionó y le permitió ser fuente de obediencia para otros. Lo que nos indica que la obediencia se convierte en fuente en aquellos que la practican y por tanto, pueden impartir o dar a otros de lo que tienen.


Leamos Mateo 10:1 “Entonces llamando a sus doce discípulos, Jesús les dio poder sobre los espíritus inmundos para expulsarlos y para sanar toda enfermedad y toda dolencia.”


Esta autoridad y poder están designados UNICAMENTE para quienes son DISCÍPULOS.


¿Qué dice la Biblia a cerca de la AUTORIDAD y la OBEDIENCIA?

AUTORIDAD: (Exousia) Dominio, Imperio, Poder, Potestad, Reino. Poder de elegir.


Leamos Lucas 4:36 y Marcos 4:41

“Y todos se quedaron asombrados, y discutían entre sí, diciendo: ¿Qué mensaje es este? Porque con autoridad y poder manda a los espíritus inmundos y salen.” Lucas 4:36


“Y se llenaron de gran temor, y se decían unos a otros: ¿Quién, pues, es este que aun el viento y el mar le obedecen?” Marcos 4:41


OBEDIENCIA - En griego: UPAKOE significa “Saber escuchar”. En hebreo: SHAMA significa “Se complace en hacer una orden”. Por tanto, obedecer implica escuchar atentamente, cuidadosamente la instrucción/ mandamiento, para llevarlo a la práctica con alegría y gozo. Y como producto de ello se obtiene la bendición de Dios.


Leamos los siguientes pasajes:

Deuteronomio 28:1 “ Y sucederá que si obedeces diligentemente alSeñor tu Dios, cuidando de cumplir todos sus mandamientos que yo te mando hoy, el Señor tu Dios te pondrá en alto sobre todas las naciones de la tierra.”


Salmo 40:8 Me deleito en hacer tu voluntad, Dios mío; tu ley está dentro de mi corazón”.


Salmo 100:2 Servid al Señor con alegría; venid ante Él con cánticos de júbilo.”


1 Samuel 15:22 ¿Se complace el Señor tanto en holocaustos y sacrificios como en la obediencia a la voz del Señor? He aquí, el obedecer es mejor que un sacrificio, y el prestar atención, que la grosura de los carneros.”


Al obedecer lo mandado por Dios, la persona no solo que recupera su capacidad de gobernar, sino que es bendecida en todas las áreas de su vida y al mismo tiempo, es bendición para todos los que están a su alrededor. Que nunca se nos olvide que la llave de la bendición es la obediencia a los principios del Reino de Dios.


“Amar a Dios significa obedecer sus mandamientos, y sus mandamientos no son una carga difícil de llevar”

(1 Juan 5:3 NTV).


Boletin de esta semana
Boletines pasados