“JUSTO A TIEMPO”


La palabra TIEMPO en las escrituras, según el idioma original determina OPORTUNIDAD, ESTACIÓN. De modo que cuando hablamos de discernir el tiempo o los tiempos, tiene que ver con reconocer oportunidades y estaciones que Dios en su infinito amor y misericordia esta permitiendo en nuestras vidas con el objetivo de darnos la ocasión de caminar conforme a su diseño, esto es caminar en luz, justicia y verdad.

Cuando esto sucede, los frutos que producen nuestras vidas son justo a tiempo y el resultado de ello es que nos irá bien en todo lo que hagamos.


Salmo 1:3 “Es como un árbol plantado junto al arroyo: da fruto a su tiempo y no se secan sus hojas; consigue todo cuanto emprende.”


Dios es la luz verdadera y nosotros al ser sus hijos, por naturaleza, debemos reflejar SU luz para que así de esta manera el mundo pueda ser alumbrado.


Leamos Mateo 5:14-16 “Ustedes son la luz que alumbra al mundo. Una ciudad que está en un monte no se puede esconder. 15 Ni se enciende una lámpara para ponerla debajo de un cesto, sino sobre el candelero para que ilumine a todos en la casa. 16 Así mismo, ustedes deben ser luz para los demás de tal manera que todos puedan ver sus buenas obras (obras de justicia) y adoren a su Padre que está en los cielos.”


En otras palabras, somos lámparas que contienen la luz del Padre con el fin de iluminar a nuestro alrededor. De modo que hoy ha llegado el tiempo de definiciones en todas las áreas de la vida. Blanco o negro, justo o injusto, vida o muerte.

Mateo 6:33 “Mas buscad primeramente el Reino de Dios y su justicia, (NO LA JUSTICIA PROPIA) y todas las cosas os serán añadidas.

En conclusión, es el TIEMPO de hacer una revisión de todas las cosas que forman parte de nuestra vida incluyendo familia, trabajo, salud, nutrición, relaciones personales, etc. bajo la LUZ del Espíritu Santo, para de esta manera, poder hacer los ajustes necesarios y ser coherentes con la fe que profesamos.

Boletin de esta semana
Boletines pasados