EVIDENCIAS DE TU IDENTIDAD


Revisa los siguientes pasajes y reflexiona:


Hechos 2:15-18 “Porque estos no están borrachos como ustedes suponen, pues apenas es la hora tercera; 16 sino que esto es lo que fue dicho por medio del profeta Joel: 17 “Y sucederá en los Últimos días”, dice Dios, “Que derramaré de Mi Espíritu sobre toda carne; Y sus hijos y sus hijas profetizarán, Sus jóvenes verán visiones, Y sus ancianos soñarán sueños; 18 Y aun sobre Mis siervos y sobre Mis siervas derramaré de Mi Espíritu en esos días, Y profetizarán.”

VER:

Según este pasaje

¿Para quiénes viene el Espíritu Santo?

¿En qué tiempos vivimos?

¿Qué sucede a quienes reciben el Espíritu Santo?



JUZGAR:

¿Esta experiencia está o ha estado activo en tu vida?

¿Qué impide o permite que estas experiencias estén en tu vida?


ACTUAR:

¿Has experimentado esto en tu vida? Comparte con tu grupo

¿Quisieras experimentar esto en tu vida? Dispón tu corazón para recibir con Fe.


En conclusión: Hechos 1:8 nos dice: “…pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros; (Receptores) y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.” (Transmisores).


Los discípulos que estuvieron reunidos en el aposento (lugar alto) fueron llenos del Espíritu Santo y como consecuencia de ello, se convirtieron no solamente en RECEPTORES, sino aun en TRANSMISORES pudiendo de esta manera cumplir con el mandato del Padre de ir y hacer discípulos a todas las naciones de la tierra. Esto es llegar a ser PROACTIVOS.


Recuerda que no puedes dar nada de lo que no has recibido, estás en la tierra no solo para recibir sino también para dar. La presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas marca la diferencia. Es el motor que nos impulsa a funcionar y vivir en el diseño de Dios. Seamos buenos RECEPTORES y TRANSMISORES solo así viviremos plenamente nuestra real identidad como hijos de Dios.

Boletin de esta semana
Boletines pasados