CAMINANDO CON ENTENDIMIENTO


Tiempo atrás estaba observando por televisión una exposición de autos. Se presentaban diversidad de modelos, colores, funciones, usos, etc., cada uno era más deslumbrante que otro, pero algo que todos tenían en común era que para ser usados necesitaban tener una máquina interna y un motor de arranque, caso contrario, solo servían para ser observados. Esto me llevó a pensar en la similitud que existe con nuestras vidas. Si bien es cierto, Dios nos ha entregado el “equipo completo” para funcionar, sin embargo, si no se “enciende” el “motor”, es decir el “espíritu”, y el alma (fe, “pasión”) en nuestro corazón, todo lo que hacemos pierde el sentido y la efectividad, nuestro cuerpo simplemente pasa a ser un “caparazón”, o un “garaje” vacío. Y a pesar de tener ya instalado todo lo que necesitamos para avanzar en la vida, muchas veces, por diversas circunstancias: dolor, ansiedad, preocupaciones, traumas, etc., se nos “apaga el motor” (el corazón) o simplemente el “dispositivo de arranque” (la fe) no funciona adecuadamente, provocando en nosotros estancamiento, frustración y ceguera.

En vista de ello, Dios en su infinito amor nos ha introducido en un tiempo especial, con el fin de ponernos en marcha nuevamente.


Ha llegado el momento DE VIVIR POR FE Y EN FE “Mas el justo por la fe vivirá”, esto es vivir obrando en justicia. Pues la palabra dice: la fe sin obras (justas) es muerta. De allí que fe y justicia van de la mano.


Este es el tiempo de caminar bajo el entendimiento del Reino de Dios y no por las circunstancias, activando en el espíritu, ojos para ver, oídos para escuchar las “cosas de arriba” a pesar de todo y de todos.


Fortalecernos en fe será sumamente necesario en esta nueva temporada. Es por eso que Dios envía una ola de fuego para avivar el espíritu de todos quienes le buscan de veras. Recordando, PONI