CUIDANDO LA SEMILLA

Leamos 2 Reyes 11:1-17

“Cuando Atalía, madre de Ocozías, vio que su hijo había muerto, se levantó y destruyó toda la descendencia real. 2 Pero Josaba, hija del rey Joram, hermana de Ocozías, tomó a Joás hijo de Ocozías y lo sacó furtivamente de entre los hijos del rey a quienes estaban matando, y junto con su nodriza lo ocultó de Atalía en el dormitorio, y de esta forma no lo mataron. 3 Seis años estuvo escondido con ella en la casa de Jehová, mientras Atalía reinaba sobre el país.

4 Pero al séptimo año envió a llamar Joiada a los jefes de centena, capitanes y gente de la guardia, los metió consigo en la casa de Jehová. Hizo con ellos una alianza bajo juramento en la casa de Jehová, y les mostró al hijo del rey.

8 Estaréis alrededor del rey por todos lados, cada uno con sus armas en la mano, y cualquiera que penetre en las filas, morirá. Acompañaréis al rey cuando salga y cuando entre.»

9 Los jefes de centenas hicieron todo como el sacerdote Joiada les había mandado. Cada uno tomó a los suyos, esto es, a los que entraban el sábado y a los que salían el sábado, y vinieron junto al sacerdote Joiada. 10 El sacerdote dio a los jefes de centena las lanzas y los escudos que habían pertenecido al rey David y estaban en la casa de Jehová. 11 Los de la guardia se pusieron en fila, cada uno con sus armas en la mano, desde el lado derecho hasta el lado izquierdo de la Casa, junto al altar y el Templo, alrededor del rey. 12 Sacó entonces Joiada al hijo del rey, le puso la corona y el Testimonio, y ungiéndolo lo hicieron rey. Luego batieron palmas y gritaron: «¡Viva el rey!»

13 Cuando Atalía oyó el estruendo del pueblo que corría, entró al templo de Jehová, donde estaban todos. 14 Miró y vio al rey, que estaba junto a la columna, conforme a la costumbre, a los príncipes y los trompeteros junto al rey, y a todo el pueblo del país que se regocijaba y tocaba las trompetas. Entonces Atalía, rasgando sus vestidos, clamó a voz en cuello: «¡Traición, traición!»

15 Pero el sacerdote Joiada ordenó a los jefes de centena que gobernaban el ejército: «Sacadla fuera del recinto del Templo, y al que la siga, matadlo a espada.»Como el sacerdote había dicho que no la mataran en el templo de Jehová, 16 le abrieron paso y la mataron en el camino por donde entran los de a caballo a la casa del rey.17 Entonces Joiada hizo un pacto entre Jehová, el rey y el pueblo, que sería el pueblo de Jehová; asimismo entre el rey y el pueblo.”

En esta historia encontramos varios aspectos importantes, inclusive, partiendo de la existencia de sus personajes:

Entre los principales tenemos: Atalía (afligida por el Señor)., Josaba (Jehova es juez), el sacerdote Joiada, (Dios sabe) Joás (fuego de Yave).

¿Quién era Atalia?

¿Cuáles eran las intenciones de Atalia?

¿Qué acciones realizó Atalia?

El Apóstol Pablo en Efesios 6:12 da a conocer de que la batalla que los seres humanos libramos no es contra personas en si, sino contra potestades, gobernadores de la tiniebla, huestes espirituales de maldad que actúan directamente sobre la vida de las personas. Este tipo de influencia se va manifestando a lo largo de la historia y usa para ello diferentes caras, géneros y lugares. En este caso Atalia muestra con sus acciones la presencia de una influencia demoniaca, ya conocida por nosotros y la que el Señor Jesús en su paso por la tierra pudo identificar como levadura.

“¡Cuidado! Guárdense de la levadura de los fariseos y de la de Herodes”.

¿Qué tipo de “levadura” identificas en esta historia?

¿Cuál fue la actitud de Josaba?

¿En dónde escondió al heredero? La semilla.

¿Qué produjo la oportuna acción de Josaba?

En conclusión: no permitamos que la levadura de Herodes robe, mate o destruya el plan de Dios en la humanidad. Seamos sobrios y velemos todo el tiempo.

Boletin de esta semana
Boletines pasados
Busca Por Tags

Horario de Oficina:

Lunes - Viernes   9:00am - 3:00pm

Horario de Servicios:

Domingos a las 12:30pm

Tel: (205) 739-0885

© CDA Ministerios 2015 designed by delcast