EL VERDADERO MOTIVO DE LA NAVIDAD

Juan 3:16 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna.”

El nacimiento de Jesucristo fue así: María, la madre de Jesús, estaba comprometida con José, pero antes de unirse como esposos se encontró que ella había concebido del Espíritu Santo. José, su marido, era un hombre justo y quiso dejarla secretamente, pues no quería denigrarla. Mientras José reflexionaba al respecto, un ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, hijo de David, no temas recibir a María, tu mujer, porque su hijo ha sido concebido por el Espíritu Santo. María tendrá un hijo, a quien pondrás por nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.»

Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor dijo por medio del profeta:

«Una virgen concebirá y dará a luz un hijo,
y le pondrás por nombre Emanuel, que significa: “Dios está con nosotros.”»

“Cuando José despertó del sueño, hizo lo que el ángel del Señor le había mandado y recibió a su mujer, pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito. Y le puso por nombre JESÚS.” Mateo 1:18-24

Recibamos hoy la revelación que cambió el curso de la historia de la humanidad y por ende de nuestras vidas, esa revelación que nos permite caminar confiados, y en victoria, pues los planes de Dios se llevan a cabo aun cuando obstáculos aparezcan, tratando de interrumpir el paso. No estamos solos. Disfrutemos de nuestro Emanuel “Dios con nosotros”.

Boletin de esta semana
Boletines pasados