EFECTOS DE LA PALABRA DE DIOS

Como pudimos ver en estudios anteriores, la PALABRA DE DIOS es Jesucristo y al mismo tiempo es nuestro alimento. Este tipo de alimento al ser consumido en la cantidad y la frecuencia adecuada produce efectos importantes y notorios. Entre los principales tenemos:

Visión, santidad, limpieza, crecimiento, etc.

HEBREOS 4:12-16 dice:

12 La palabra de Dios es viva, eficaz y más cortante que toda espada de dos filos: penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. 13 Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.”

¿Cómo es la palabra de Dios?

¿Hasta donde penetra la Palabra de Dios?

¿Qué hace la Palabra de Dios cuando penetra en el ser humano?

En consecuencia, la Palabra es el pan que alimenta nuestra visión

Leamos Proverbios 29:18

“Donde no hay visión el pueblo se desenfrena (extravía)….” Otra versión traduce la palabra visión por profecía. Profecía son los diseños de Dios. Es la palabra de Dios.

Leamos 1 Samuel 3:1

“El joven Samuel ministraba a Jehová en presencia de Elí; y la palabra de Jehová escaseaba en aquellos días; no había visión con frecuencia.”

¿Cuál era el problema central?

¿Por qué razón existía este problema?

Cuando no hay palabra no hay visión. Es decir: a mayor palabra, mayor visión.

Si hablamos en términos de nutrición podemos notar que la falta de alimentos apropiados, es decir la falta de una dieta balanceada, puede afectar la visión, de hecho llega a nublarla y aun a disminuirla.

En el ámbito espiritual, una cosa que ciega nuestra visión es la carencia de palabra. Por tanto el mejor antídoto o colirio para ello es LA PALABRA.

Salmos 119:105 “Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino.”

2 de Pedro 1:19 “Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones;”

La visión proporciona claridad, sentido y propósito a nuestra vida. Lo cual, sin lugar a dudas. facilitará nuestro paso aquí en la tierra y por ende afectará la misión que debemos cumplir.

Notemos algo: el miedo, la ignorancia y la ansiedad, frenan la visión. Dicho sea de paso, la ansiedad en sí misma produce un desbalance total, ya que lleva a la persona a tomar el control y de esta manera a vivir en sus propias fuerzas, desviándola por completo del propósito central de Dios, y llevándola a estancarse en el pasado.

Recordemos que Dios siempre es nuevo. Sus misericordias son nuevas cada día. Por tanto, no tenemos que aferrarnos de prácticas que no son el pan diario. Cada día tiene una nueva sorpresa. Los métodos jamás serán más importantes que el Señor. Dios nos quiere llevar a nuevas dimensiones, por eso resulta imprescindible pedirle a Él la guía, dicho en otras palabras, vivir en una dependencia total a Él.

Mantengamos en mente, nuestra dieta dependerá de lo que queremos llegar a ser. Por ejemplo, si tu visión es ser el campeón del mundo en atletismo tendrás que tener una alimentación adecuada para ello.

Mato 24:35 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

Boletin de esta semana
Boletines pasados
Busca Por Tags

Horario de Oficina:

Lunes - Viernes   9:00am - 3:00pm

Horario de Servicios:

Domingos a las 12:30pm

Tel: (205) 739-0885

© CDA Ministerios 2015 designed by delcast