EN QUE CONSISTE LA VERDADERA BATALLA

Leamos Efesios 6:11-13

“Por lo demás, hermanos míos, manténganse firmes en el Señor y en el poder de su fuerza.

¿Cómo poder hacerlo?

Revístanse de toda la armadura de Dios, para que puedan hacer frente a las asechanzas del diablo.

¿Por qué se nos da este consejo?

La batalla que libramos no es contra gente de carne y hueso, sino contra principados y potestades, contra los que gobiernan las tinieblas de este mundo, ¡contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes!

Por lo tanto, echen mano de toda la armadura de Dios para que, cuando llegue el día malo, puedan resistir hasta el fin y permanecer firmes.”

Entonces:

¿En que debemos permanecer firmes?

¿De que tenemos que revestirnos?

¿Para que debemos revestirnos de la “armadura” de Dios”?

¿Cuáles son las asechanzas del diablo?

¿Contra quien es la batalla?

La Biblia no solo nos advierte que constantemente estaremos enfrentando ataques del enemigo intentando robar lo que es nuestro, sino que nos asegura la victoria al estar Jesucristo mismo con nosotros en todo momento, aun en el “día malo” .

“Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo. Juan 16:33

Por supuesto que tendremos que enfrentarnos al “día malo” pero la verdad es que “en todo eso somos mas que vencedores” por medio de nuestro Señor Jesucristo, quien estará con nosotros todos los días hasta el fin del mundo; El día malo servirá únicamente para limpiarnos de toda impureza y exponer la obra de Dios en nuestras vidas.