EFECTOS DE LA UNIDAD PERFECTA

La Iglesia primitiva fue un ejemplo glorioso de esta unidad. Leamos Hechos 2:41-47 “Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados, y se añadieron aquel día como tres mil personas. Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones, Sobrevino temor a toda persona, y muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles”.

Esta perseverancia (constancia) en las mismas enseñanzas, en la comunión, en el compartir los alimentos y las oraciones, trajo un mover de gloria. La unidad era perfecta, todos cuidaban de todos.

“Todos los que habían creído estaban juntos y tenían en común todas las cosas: vendían sus propiedades y sus bienes y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno”

Había tal unidad que nadie llamaba suyo nada, sino que su organización era basada en el amor y la justicia de tal forma que no había ningún necesitado entre ellos.

Como podemos ver, dicha unidad ejerció influencia aun en la economía o finanzas de las familias.

De hecho inclusive sus prácticas diarias se vieron afectadas.

“Perseveraban unánimes cada día en el Templo, y partiendo el pan en las casas comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios y teniendo favor con todo el pueblo”.

Lo que los llevó aun a tener el favor del pueblo, a esto se refirió Jesús cuando dijo “Yo en ellos y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste” (Juan 17:31)

No cabe duda que cuando los hijos de Dios viven en una unidad perfecta, el corazón de Dios salta de alegría. Y cuando eso sucede, avivamiento, multiplicación y vida se manifiestan. “Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos”

EN CONCLUSIÓN:

Debemos cuidar nuestra unidad, con nuestro Padre celestial y con nuestros hermanos, pues en ella esta nuestra fuerza llegando a producir:

- Estabilidad económica (finanzas)

- Madurez emocional

– Madurez y crecimiento espiritual

– Líderes ungidos, activos en la obra del Señor

– Nos lleva a vivir en lo sobrenatural

<