¿QUÉ TIPO DE “VERDAD” GOBIERNA TU CORAZÓN?



Leamos el siguiente pasaje: Juan 8:31-36 “Dijo entonces Jesús a los judíos que habían CREÍDO en él: Si vosotros PERMANECIEREIS EN MI PALABRA, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis LA VERDAD, y la verdad os hará LIBRES. Le respondieron: Linaje de Abraham somos, y jamás hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: Seréis libres? Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado. Y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí queda para siempre. Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.


Como podemos ver, en este pasaje de las escrituras se nos muestra que un verdadero discípulo de Jesucristo CREE, CONOCE Y PERMANECE EN LA VERDAD.


Pero, ¿Qué es la verdad?

“Se define como aquella que se ajusta con los hechos o la realidad. En una palabra, la verdad es la realidad. Se trata de cómo las cosas son en realidad. Es aquello que es consistente con la mente, voluntad, carácter, gloria y el ser de Dios. La verdad es la auto-revelación de Dios mismo.” (Steven Lawson)

En definitiva, Dios es la verdad, la realidad que se manifiesta a través de todo lo que existe.


“Dios el Padre, es “el Dios de la verdad” (Sal. 31:5; Isa 65:16). Jesucristo está “lleno de gracia y de verdad” (Juan 1:14). De hecho, Él es “la verdad” (14:6). El Espíritu Santo es “el Espíritu de verdad” (14:17, 15:26, 16:13), “la palabra de verdad” (2 Tim. 2:15). Jesús dijo: “Tu palabra es verdad” (Juan 17:17). Dios es la verdad, esto quiere decir que Dios siempre habla las cosas como son” mientras que el enemigo del ser humano siempre trata por todos los medios de distorsionarla.


En pocas palabras, Dios nos muestra tal cual es la realidad de todo y por tanto, espera que obremos de acuerdo a ella.


Salmo 119:160 “La suma de tu palabra es verdad, y cada una de tus justas ordenanzas es eterna.”


¿Porqué es tan importante conocer la verdad?

Porque el conocer la verdad nos permite vivir en LIBERTAD. Es decir, vivir sin ataduras, ni ideas, conceptos, miedos, etc. que nos limitan e impiden que disfrutemos de las bendiciones de nuestro Padre. El conocer la verdad nos lleva a la salvación, a desarrollar nuestra identidad y propósito.


¿Cuál es la clave para poder conocer la verdad?