¿ESTÁS PREPARADO?


Estamos viviendo tiempos muy particulares en la historia de la humanidad, en medio de tantos avances tecnológicos, donde la multimedia y el internet se han convertido en el factor determinante en nuestras vidas. Por un lado, ello nos permiten estar en contacto con lugares, personas, situaciones en otras partes del mundo, pero al mismo tiempo, nos distancian de aquellos con quienes vivimos.

Hoy como nunca, estamos expuestos a mucha información, y a pesar de ello, estamos cada vez más desinformados, alejados de la verdad, sumergidos en confusión, un verdadero caos espiritual, donde a lo bueno se llama malo y a lo malo bueno. Estamos en medio de una verdadera batalla donde se usan armas biológicas, ideológicas y tecnológicas encargadas de trasmitir miedos, temores, malas noticias, voces que se levantan en contra del conocimiento de Dios en todo nivel. Atacando nuestra identidad y propósito.


Por tanto, reflexionemos en el siguiente pasaje:

Efesios 6:13-18 “Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiéndolo hecho todo, estar firmes. 14 Estad, pues, firmes, ceñida vuestra cintura con la verdad, revestidos con la coraza de la justicia, 15 y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz; 16 en todo, tomando el escudo de la fe con el que podréis apagar todos los dardos encendidos del maligno.17 Tomad también el yelmo (casco) de la salvación, y la espada del Espíritu que es la palabra de Dios.18 Con toda oración y súplica orad en todo tiempo en el Espíritu, y así, velad con toda perseverancia y súplica por todos los santos.”


VER:

¿Qué elemento necesitamos para poder resistir en el día malo según este pasaje?

¿Cuántas partes de la armadura son para defensa y cuántas son para ataque?


JUZGAR:

Sabiendo que somos espíritu, alma y cuerpo:

¿Qué parte de nuestro ser es protegido por el casco (yelmo) de salvación?

¿Qué parte de nuestro ser es protegido por la coraza de justicia?

¿Qué parte de nuestro ser es protegido por el escudo?

¿Para que necesitamos el calzado?

¿Cuál es nuestra única arma de ataque? ¿A quién le pertenece esta espada?

¿Con qué esta conectada la oración?


ACTUAR:

¿Eres consciente de que estás en una batalla? Da ejemplos:

¿Qué parte de la armadura es la que más usas?

¿Te estas defendiendo? ¿Con qué? Pon ejemplos:


Si una persona no tiene la armadura, es un civil, no forma parte de un “ejército” y por lo tanto, puede ser victima de cualquier “bala perdida” o daño colateral de la batalla. En cambio, si alguien esta con la armadura; entonces significa que es un “soldado” preparado, de quien dependen la gente, la familia, los ciudadanos de un país.


Es hora de despertar y no permitir que el enemigo destruya todo lo que amamos. Recordemos, él ya ha sido vencido por Jesucristo. La victoria nos ha sido dada a nosotros; mantengámosla!

Boletin de esta semana
Boletines pasados
Busca Por Tags