top of page

DISEÑOS

Leamos Juan 9:1-7 “Al pasar Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento. 2 Y le preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí, ¿quién pecó, este o sus padres, para que haya nacido ciego? 3 Respondió Jesús: No es que pecó este, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él. 4 Me es necesario hacer las obras del que me envió, entre tanto que el día dura; la noche viene, cuando nadie puede trabajar. 5 Entre tanto que estoy en el mundo, luz soy del mundo. 6 Dicho esto, escupió en tierra, e hizo lodo con la saliva, y untó con el lodo los ojos del ciego, 7 y le dijo: Ve a lavarte en el estanque de Siloé (que traducido es, Enviado). Fue entonces, y se lavó, y regresó viendo.”

VER: ¿Quiénes son los personajes en este pasaje?

¿Cuál era la condición del hombre que se encontró con Jesús? ¿Qué quiso decir Jesús al responder la pregunta a sus discípulos: para que las obras de Dios se manifiesten en él”?

JUZGAR:

¿Cuál fue la instrucción dada por Jesús?

¿Qué proceso tuvo que pasar para que el milagro en el ciego sea completo? ¿Cuál fue la clave?


ACTUAR:

¿Conoces los diseños de Dios con respecto a la familia, finanzas, relaciones entre hermanos, etc. que es lo que te impide realizarlos?

¿Cuál es tu primera reacción cuando Dios te pide algo? Comparte con el grupo


CONCLUSIÓN:

Una vez más queda evidenciado que la voz de Dios es el inicio, pero se concretiza con tu obediencia.

Recordemos; si no obedecemos a quienes vemos, jamás obedeceríamos a Dios que no lo vemos.

Comments


Boletin de esta semana
Boletines pasados
Busca Por Tags
bottom of page