COMER DEL “ÁRBOL DE LA VIDA”


Como bien sabemos, el campo de batalla espiritual se manifiesta en la mente del ser humano. Por tanto, resulta indispensable el hecho de que pongamos atención al tipo de “alimento” que introducimos en ella. Recuerda; “somos lo que comemos”. El mundo alrededor nuestro trata de llenarnos de filosofías pensamientos, conceptos, teorías basadas en la “lógica” del bien y el mal, a partir de emociones y sentimientos del alma y no de la verdad. Es por eso que hay tanta confusión: a lo malo se llama bueno y a lo bueno malo, todo basado en como nos sentimos y experimentamos. Pero Dios nos presenta una alternativa mayor: Comer del árbol de la vida, el cual es Jesucristo, y ¿cómo lo haremos?; a través de su Palabra, adoración, alabanza, esto desarrollará en cada uno la conciencia de su presencia en nuestro interior. Al hacerlo, de manera asombrosa nuestra vida empezará a ser llena de Su sabiduría, entendimiento, paz, gozo, gracia y sanidad completa.

“Hijo mío, presta atención a mis palabras;
inclina tu oído para escuchar mis razones. No las pierdas de vista;
guárdalas en lo más profundo de tu corazón. Ellas son vida para quienes las hallan; son la medicina para todo su cuerpo.” Proverbios 4:20



TALLER:


VER:

¿A quién Dios esta hablando en este pasaje?

¿A qué deben prestar atención los hijos?

¿En dónde deben ser guardadas las razones del Padre?



JUZGAR:

¿Porqué Dios hace esta recomendación a sus hijos?

¿Porqué les dice que deben ser guardadas en lo más profundo del corazón?

¿Qué producen esas razones en las personas que las hallan?



ACTUAR:

1. Elaborar una lista de los tópicos de conversación de mayor frecuencia en tu vida.

2. Elabora una lista de los tópicos de programas de televisión, cine, lectura, etc. en los que estas envuelto (a). Calcula el tiempo que te toman ellos durante el día.

3. Comparte tu experiencia con el grupo.

Boletin de esta semana
Boletines pasados
Busca Por Tags