ALCANZANDO LOS DESEOS DE MI CORAZÓN

Leamos Romanos 1:21

“PORQUE HABIENDO CONOCIDO A DIOS, NO LO GLORIFICARON

COMO DIOS, NI LE DIERON GRACIAS, SINO QUE SE ENTREGARON A

VANAS ESPECULACIONES (RAZONAMIENTOS) Y SU NECIO CORAZÓN

FUE ENTENEBRECIDO.”

Analicemos brevemente este pasaje:

“PORQUE HABIENDO CONOCIDO A DIOS, NO LO GLORIFICARON

COMO DIOS, NI LE DIERON GRACIAS”.

La palabra conocer en hebreo (yadah) significa intimidad, es decir

hace referencia a las relaciones intimas entre hombre y mujer.

(Genesis 4:1) En griego (GINOSKO): significa tener una experiencia personal a

través de la obediencia. (1 Juan 2:3-4)

En el caso relatado en este pasaje podemos ver que por alguna razón

las personas se desconectaron de El. Perdieron el sentido de

AUTORIDAD. Quizás abrieron “puertas”, que sin lugar a dudas, los

contaminaron por la acción del enemigo y sus engaños y habiendo

empezado sus vidas en el Espíritu terminaron en la carne (Gálatas

3:3)

Esto provocó lo siguiente:

 Pérdida de la percepción (visión) de quien es Dios.

 Falta de honra y alabanza. Al no reconocer a Dios como Dios no

le glorificaron (honraron, alabaron) a Dios como lo que El

realmente es. Probablemente empezaron a verlo como un

ayudador, un “bombero”, un conocido, pero no como el único

DIOS VERDADERO, CREADOR de todo lo que existe, la

AUTORIDAD MÁXIMA, el DUEÑO y SEÑOR; el que con su

palabra LLAMA TODO A LA EXISTENCIA, el que mide el

universo con la palma de su mano, el todo PODEROSO y

ETERNO, El que es DIGNO de todo honor y alabanza. Poniendo

otras cosas y circunstancias en primer lugar antes que a El.

Alabando y honrando el esfuerzo humano, los logros alcanzados,

la familia, el trabajo, los estudios, las posesiones, los lugares, el

tiempo, etc.

 Falta de gratitud. Una persona con una forma incorrecta de ver

las cosas, lugares y circunstancias es alguien desagradecido o

malagradecido; orgulloso, egoísta, indiferente.

 Confusión en sus pensamientos. Empezaron a justificar sus

acciones. A lo malo llamaron bueno y a lo bueno malo. Se

amoldaron a la filosofía “moderna” de este siglo. Sus

razonamientos están llenos de vanidad, dándole importancia a lo

que realmente no la tiene. Se produce una distorsión en las

prioridades de la vida.

El resultado final de toda esta cadena es un CORAZÓN

ENTENEBRECIDO (skotizo) (nublado, obscurecido, ennegrecido). En

pocas palabras el corazón se llena de dos cosas: primero obscuridad

y tinieblas y segundo de tristeza. Estando en esta condición la

persona se extravía de los valores y principios. Pierde su capacidad de

discernir, diferenciar entre aquello que le lleva a la vida y todo lo que

le produce muerte. Afectando permanentemente sus emociones,

pensamientos y por ende su voluntad (su alma). “Pies presurosos para

correr al mal” Proverbios 6:18. IMPEDIDOS de ver el reino de Dios. Y

lo que es peor aun, creyendo que están en el camino correcto.

En conclusión: el corazón se entenebrece, obscurece cuando nos

desconectamos de Dios, perdemos la intimidad con El, nuestra

verdadera fuente de vida, luz y verdad. Y sin siquiera darnos cuenta

somos gobernados por nuestros propios deseos, convirtiéndose éstos

últimos en nuestra máxima autoridad.

¡Qué modo de pervertir las cosas! Como si el barro fuera igual a aquel que lo

trabaja. Un objeto no va a decir al que lo hizo: «Tú no me hiciste», ni una pieza de

barro al que la fabrica: «No sabes lo que estás haciendo.» Isaías 29:16

Boletin de esta semana
Boletines pasados
Busca Por Tags

Horario de Oficina:

Lunes - Viernes   9:00am - 3:00pm

Horario de Servicios:

Domingos a las 12:30pm

Tel: (205) 739-0885

© CDA Ministerios 2015 designed by delcast