¿QUIÉN ES TU SEÑOR?

Leamos Lucas 6:46

¿Por qué me llaman ustedes Señor, Señor, y no hacen lo que les digo?

Preguntas de reflexión:

¿Quién esta hablando en este pasaje?

¿Cuál es la inquietud que tiene la persona que está hablando?

¿Cuál era el problema de las personas que estaban oyendo estas palabras?

Pero, ¿Qué significa la palabra SEÑOR?

En el Nuevo Testamente ésta palabra es KYRIOS, quiere DECIR DUEÑO, AMO, AUTORIDAD MÁXIMA, AQUEL QUE ESTÁ POR ENCIMA DE TODO Y DE TODOS

Lamentablemente ésta palabra al ser empleada a diario y sin entender claramente lo que realmente encierra, hace que perdamos el verdadero significado de la misma.

De hecho en la mayoría de ocasiones la relacionamos únicamente con la idea de respeto hacia alguien pero no con la intención de reconocer que somos propiedad de ese alguien. Esta forma de pensar afecta seriamente toda su vida cristiana.

Leamos desde el versículo 47 al 49

47 Todo aquel que viene a mí, y oye mis palabras y las hace, os indicaré a quién es semejante.

48 Semejante es al hombre que al edificar una casa, cavó y ahondó y puso el fundamento sobre la roca; y cuando vino una inundación, el río dio con ímpetu contra aquella casa, pero no la pudo mover, porque estaba fundada sobre la roca.

49 Mas el que oyó y no hizo, semejante es al hombre que edificó su casa sobre tierra, sin fundamento; contra la cual el río dio con ímpetu, y luego cayó, y fue grande la ruina de aquella casa.

Reflexionemos:

¿A quién es semejante aquella persona que se acerca a Jesús, oye sus palabras y las hace?

¿Qué garantiza que la “casa” (vida) no se venga abajo cuando inundaciones y un rio golpee fuertemente sobre ella?

¿Qué le sucederá a quien construya su casa sobre la arena? Y ¿Por qué?