DE ESCLAVOS A HIJOS

Leamos Gálatas 4:6-7 “Y por cuanto ustedes son hijos, Dios envió a sus corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: «¡Abba, Padre!» Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si eres hijo, también eres heredero de Dios por medio de Cristo.”

 

Gálatas 3:26  “Pues todos ustedes son hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús.”

 

Efesios 2:19 “Por lo tanto, ustedes ya no son extraños ni extranjeros, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios.”

 

Al ser Dios nuestro Padre y al resucitar a Jesucristo de los muertos, no solo que nos sacó de la esclavitud y muerte, sino que nos llevó a su familia dándonos con ello: - identidad  - pertenencia - herencia – provisión - protección - nutrición   - etc.

 

Dicho en otras palabras, no somos únicamente simples personas perdonadas y rescatadas de las tinieblas a la luz, sino que somos HIJOS e HIJAS del Dios altísimo. Una cosa es estar como invitado o empleado en una casa y otra, es estar en aquella casa como dueño por el hecho de ser hijo o hija del padre de la misma.

 

La palabra de Dios dice que ya no somos esclavos, ni invitados, ni extranjeros, ni meramente conocidos, sino que somos HIJOS e HIJAS de DIOS, por tanto, gozamos de derechos, privilegios así como de responsabilidades y obligaciones.

 

Leamos los siguientes pasajes y descubramos cuáles son ellos:

Derechos: Romanos 8:17; Isaías 54:17; Efesios 2:6; Colosenses 2:10; Efesios 1:4; Efesios 1:7; Lucas 10:19 ; 1 Corintios 1:4-5

 

De modo que nunca se nos olvide que nuestro Padre es Dios y por lo tanto nuestro cuidado y seguridad están en buenas manos.

 

 

 

Please reload

Boletin de esta semana
Boletines pasados

November 16, 2019

October 26, 2019

October 12, 2019

September 28, 2019

September 21, 2019

Please reload

Busca Por Tags

Horario de Oficina:

Lunes - Viernes   9:00am - 3:00pm

Horario de Servicios:

Domingos a las 12:30pm

Tel: (205) 739-0885

© CDA Ministerios 2015 designed by delcast