CÓMO RECONOCER LA GUÍA DEL ESPÍRITU SANTO

Nuestro padre celestial no únicamente se conforma con darnos a conocer los planes de su reino, sino que pone en nosotros el "motor" que hace posible que vivamos dentro de los mismos sin que nos cause fatiga y tristeza, pues su mayor deleite es vernos disfrutar de todo lo creado en plenitud de vida. En función de ello es que nos ha repartido dones y talentos.

Una cosa es saber acerca de lo que el Espíritu Santo de Dios hace en nosotros y la importancia que tiene el ser guiados por El todo el tiempo, y otra muy diferente, el poder diferenciar o reconocer, en medio de todas las "voces" que escuchamos, su guía y dirección en nuestro diario vivir. Para ello necesitaremos usar los siguientes elementos que nos ayudarán a desarrollar una estrecha relación con el Espíritu Santo: LA PALABRA DE DIOS, LA ORACIÓN CONSTANTE, LA ADORACIÓN Y ALABANZA, LA COMUNIÓN CON HERMANOS Y HERMANAS DE EDIFICACIÓN. Sólo así podremos conocerlo, reconocer su voz en medio de sueños, visiones, etc.

Identifiquemos los siguientes puntos a continuación:

1.- El Espíritu de Dios nunca nos guiará en una dirección contraria a la palabra y sus principios, ya que siempre su principal intención será llevarnos a vivir dentro del diseño de Dios aún cuando a nuestra alma (pensamientos, sentidos, emociones) y cuerpo les incomode. De hecho, él mismo nos dará la fuerza necesaria, la inteligencia, la fe, el amor, la sabiduría que necesitemos. 2 Timoteo 1:6-7 ; 1Corintios 2:13 ; Juan 16:12-14

2.- El Espíritu Santo siempre buscará edificarnos, animarnos, levantarnos, consolarnos. Por tanto, cada palabra o acción que proceda de él, será siempre en este sentido. Romanos 8:26-27

3.- El Espíritu Santo nos lleva no sólo a identificar las obras de la carne, sino también a darles muerte en nuestra vida a través de la obediencia.

4.- El Espíritu Santo nunca nos esclaviza al temor. Romanos 8:15

5.- El Espíritu Santo siempre confirmará y dará seguridad en cuanto a nuestra identidad y propósito en Cristo Jesús. Romanos 8:16-17

6.- El Espíritu Santo siempre nos lleva a ver lo bueno, lo puro, lo santo, lo de buen nombre, en todo momento y circunstancia.

7.- El Espíritu Santo nos muestra cada detalle del amor del Padre Dios hacia nosotros. Romanos 8:38

8.- El Espíritu Santo siempre nos da valentía para tomar decisiones en la vida Romanos 8:31 y 37

9.- El Espíritu Santo manifestará sus frutos en nuestra vida. Gálatas 5:22

10.- El Espíritu Santo cuando toma el control de la vida de la persona, lo primero que afecta es su "lengua" (hablar las maravillas de Dios Hechos 2:4) (Hablar con denuedo la Palabra de Dios Hechos 4:31). Santiago 3

11.- El Espíritu Santo nos lleva a tener una intimidad profunda con Dios.